lunes, 7 de septiembre de 2009

Siglo XIX - Deolinda Daltro

Breve Biografía de Deolinda Daltro

Deolinda Daltro nació en Bahía en la segunda mitad del siglo XIX, no se conoce la fecha. Pionera del feminismo y activista indigenista brasileña.


Fue profesora municipal de la primera escuela de sexo masculino de Barra de Gávea, en Río de Janeiro. En 1896 cuando comenzó a interesarse por los indios, Deolinda ya era madre de cinco hijos y estaba separada de su esposo.

Con casi 40 años de edad, viajó a la aldea Providencia ubicada en una de las márgenes del río Tocantins, a conocer a los indígenas, nativos xerentes, sus costumbres y la organización de sus aldeas. Dejó a dos de sus hijos en el Colegio Militar y a otros dos en la Escuela Mackenzie en San Pablo, mientras viajaba a conocer los diferentes grupos étnicos del Brasil central.

Sin apoyo gubernamental, un grupo de ciudadanos de San Pablo recolectó fondos para apoyar la mision de Deolinda.

Con coraje y determinación, partió para Goiás en 1897, sufrió varios percances, tuvo el rechazo de la iglesia católica, porque la consideraban protestante por haber dejado a sus hijos en un colegio inglés y de algunos hacendados que no consideraban apropiada la presencia de una mujer en esos inhóspitos lugares. También hubo rencillas con el jefe de los indios y los diferentes grupos. Durante cuatro años Deolinda estuvo entre los indígenas, instruyéndolos, trasladándose de un lugar a otro, hasta que en 1901 volvío a Rio de Janeiro.

En 1902 llegó a Rio un grupo de indígenas pidiendo solución por las constantes invasiones de tierra por parte de los terratenientes. Estos indígenas estuvieron toda la primera década del siglo XX en Rio de Janeiro y Deolinda los impartió educación y tramitó los documentos para que fueran ciudadanos electores. Ellos fueron los "hijos adoptivos" de Deolinda y la llamaban "Mamae Grande".

Deolinda quería vo
lver a internarse en tierras indígenas y seguir civilizando e implantar la educación laica, pero se lo impidieron las críticas de la iglesia católica, argumentando que era la única que tenía el derecho de catequizar y "transformar el alma indígena". Su partida a las tierras indígenas le valió varios epítetos: "hereje, judía errante, mujer del diablo, excomulgada".

Deolinda se sentía traicionada: por el gobierno que no la apoyó y por los amigos que la condenaban por abandonar a sus hijos. Incluso en 1910, cuando se fundó la Sociedad Protectora de los I
ndios, el gobierno no la invitó, la había marginado.

Deolinda Daltro o Uassi Zauré (=Estrella del Alba como había sido bautizada por los indígenas xerentes), había descubierto que tenía ascendencia indígena. Descendía de los tupinambá por el lado paterno y de los timbira por el materno.

Profesora pública, mujer independiente y luchadora, incansable activista de los derechos indígenas, su pasión por las conquistas civiles hizo que entregara su vida en aquello que creía justo. Deolinda consideraba que la integración de los indios en la sociedad, debía tener como prioridad la educación, para poder insertarse en el terreno laboral, cosa que el gobierno evitaba o posponía.


Con la ayuda de los indios que vivían con ella, fundó organizaciones civiles de apoyo a los indígenas y en 1903 fundó el Instituto de Protección a los Indígenas Brasileños.

Deolinda ocupó diversos cargos en entidades culturales y politicas. Fue redactora y propietaria de periódicos de libre pensamiento. En 1910 fundó y dirigió el Partido Republicano Femenino, con el fin de hacer que el Congreso debatiera sobre el voto femenino. En 1919 organizó y lideró una marcha de mujeres en Río de Janeiro exigiendo la extension del voto femenino. Pero había una fuerte oposición política, que consideraba a las mujeres menos inteligentes, inadecuadas a las actividades públicas, aconsejando el hogar como el lugar adecuada para ellas.

Deolinda Daltro murió en un accidente de tránsito, en 1935.


Fuentes y Bibliografía
Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...