sábado, 12 de diciembre de 2009

Siglo XX - Arundhati Roy

Breve Biografía de Arundhati Roy

Arundhati Roy nació en 1961 en Shillong, capial de Meghalaya, en el nordeste de la India. Escritora y activista por los derechos humanos india.


Hija de una madre cristiana Siria-ortodoxa y un padre hindú, se crió en Ayemenem, un pueblo de Kerala, casi al sur de la India, estudiando en el colegio Corpus Christi. Educada sólo por su madre, que dirige una escuela, sufrió discriminación por razones de casta y por ser hija de una divorciada; al no tener padre, no tenía linaje, y eso en Kerala, es ser una persona sin referentes masculinos. A los 18 años Arundhati se trasladó a Nueva Delhi, estudió arquitectura e incursionó en cine. Empezó su actividad literaria escribiendo guiones para películas y series de televisión. 

Durante cuatro años, desde 1992 a 1996, estuvo escribiendo el libro "El Dios de las pequeñas cosas", novela sobre la opresión de clase y el machismo en la India. Este libro produjo gran escándalo en su país y la autora fue acusada de "corrupción de la moral pública", al describir una escena de amor entre dos personas de castas diferentes. Arundhati ganó el Premio Booker, la mayor distinción de la literatura de Gran Bretaña, en 1997. Es la primera mujer india en recibir este galardón.

Este premio y el rechazo en su país, hicieron que las ventas a nivel mundial aumentaran y el libro fue traducido a muchos idiomas.
El libro se lo dedicó a su madre Mary Roy, una mujer valiente y decidida, conocida en India por haber logrado una ley en 1986, a favor de los derechos de las mujeres cristianas de Siria, a la herenci
a (esa ley se aprobó haciéndola con retroactividad desde 1956).

El ejemplo de espíritu combativo de su madre, el de Nelson Mandela (1918-) y Mahatma Gandhi (1869-1948), que Arundhati toma como maestros de la no-violencia, la impulsaron a comprometerse en la lucha contra las grandes injusticias. India ha realizado pruebas nucleares en 1998 y su ensayo "El final de la imaginación" es una acusación contra la utilización de la energía atómica con fines bélicos.

También en columnas de prestigiosos periódicos, alza su voz para reclamar justicia social: "en la India las castas son peor que el apartheid, y existe una gran discriminación contra las mujeres". "No se lucha contra la pobreza, se lucha por la justicia. Si hacemos un sistema más igualitario, será más fácil sobrevivir y la natalidad se reducirá de forma natural".

En defensa del medio ambiente, se suma a la campaña en contra de los proyectos hidroeléctricos sobre el río Narmada, por lo que la escritora ha sido detenida en varias oportunidades, acusándola de desacato a la Corte Suprema. Arundhati ha dicho que lo considera un ataque contra la libertad de expresión: "No se puede tener una institución antidemocrática en una democracia". En la India se han construído 3.600 grandes presas en los últimos cincuenta años y fueron treinta y tres millones de personas desplazadas que simplemente emigran a las ciudades, y al no tener nada, tienen que vivir en los barrios marginales. La gente sigue manteniendo las tradiciones, y cree que eso es su karma, lo que está escrito.

Se declara en contra de la politica imperialista de Estados Unidos, pues además de aterrorizar al mundo con sus armas y sus muertes, lo hace con su economía, con la que destruye la vida de la gente. "¿Qué significa la devastación de un valle para gobiernos que no se inmutan ante la posibilidad de destrucción de la Tierra? Ha subido tanto el listón del horror, que sólo el genocidio o la posibilidad de una guerra nuclear son dignos de mención. La resistencia pacífica es mirada con desprecio."

Arundhati Roy ha recibido varios reconocimientos: Gran Premio de la Academia Universal de Culturas de Francia (2001), por su obra literaria y su contribución al patrimonio cultural de la India. Premio Internacional de Periodismo Jose Luis López de Lacalle (2002), de España por su coraje y su compromiso social. Premio Sydney de la Paz (2004) por su trabajo en apoyo al pacifismo. Ha declarado que "No puede haber una verdadera paz sin justicia; y sin resistencia no habrá justicia".

Tan aguda y apasionada en sus declaraciones, como generosa en sus acciones, Arundhati Roy ha donado el dinero de los premios a grupos aborígenes y a organizaciones no gubernamentales que hacen una labor ejemplar. Fiel a sus convicciones, en el 2006 rechazó el premio literario de la Academia india Sahitya, porque esta institución está ligada al actual gobierno de Nueva Delhi, y ella está en desacuerdo con su política.


Arundhati Roy es muy controvertida, muchos en la India la acusan de hacer "discursos incitando al odio", sin embargo ella se defiende diciendo que "surge del amor y del orgullo, de no querer que maten, violen, encarcelen o arranquen las uñas a la gente para obligarles a decir que son indios. Compadezco a una nación que tiene que encarcelar a quienes piden justicia, mientras los asesinos comunitaristas, los extorsionadores capitalistas, los que actúan como aves de rapiña sobre los más pobres de entre los pobres campan a sus anchas".

Fuentes y Bibliografía

No hay comentarios:

Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...