lunes, 29 de julio de 2019

Siglo XIX - Rosa Bonheur

         Breve Biografía de Rosa Bonheur

Marie Rosalie Bonheur, más conocida como Rosa Bonheur, nació en 1822 en Burdeos. Pintora, escultora e ilustradora francesa.

Hija mayor de una familia de artistas, se crió en una zona rural, donde tenían varios animales. Su madre, Sophie Marqués (1797-1833) profesora de música, le enseñó el alfabeto dibujando animales junto a cada letra, lo que influyó en su amor por la naturaleza. Su padre Raymond Bonheur (1796-1849) un exitoso pintor paisajista y retratista, estuvo involucrado en la sociedad utópica del filósofo Henri de Saint Simón (1760-1825) que defendía la igualdad absoluta, social e intelectual de mujeres y hombres y la abolición de las distinciones de clase, entre otros objetivos. 

Raymond se dedicó a la enseñanza como profesión en París, ciudad a la que la familia se trasladó en 1828. Rosa y sus hermanos comenzaron desde muy niños su formación artística en el taller de su padre. Auguste (1824-1884) quien se convertirá en pintor de paisajes y de animales, Isidore (1827-1901) en escultor y la más joven Juliette (1830-1891) también pintora de animales. Rosa copiaba ilustraciones de libros, dibujaba animales domésticos: caballos, ovejas, vacas, cabras y más tarde, a los catorce años, fue admitida en el Louvre como copista de obras maestras. Aunque estas copias fueron rápidamente vendidas, su padre la alentaba a desarrollar su talento en el dibujo y la pintura realistas.

Como la Escuela de Bellas Artes no aceptaba alumnas mujeres, Rosa perfeccionó sus técnicas en el taller del pintor León Cogniet (1794-1880) que dirigía un taller de pintura solo para mujeres. Amante de los animales, tuvo que pedir en 1852 un permiso a las autoridades para que le permitieran vestirse de hombre (usar pantalones) para poder frecuentar las ferias de caballos y los mataderos de París, lugares muy “masculinos”, con el fin de estudiar la anatomía y osteología de los animales. De fuerte personalidad, se cortó el cabello, fumaba cigarrillos en público y era llamada “marimacho”, eso no le afectó y siguió usando ropa masculina por el resto de su vida. Frecuentaba el Instituto Nacional de Veterinaria donde diseccionó animales y realizó estudios detallados que utilizó como referencias para sus pinturas y esculturas. 

Expuso sus obras con gran éxito en el Salón de París desde 1841, con 21 años, hasta 1853; al principio de su carrera también exhibió esculturas en el Salón, pero decidió abandonar esto ya que su hermano Isidore era un talentoso escultor. El tema principal de sus pinturas fueron los animales: zorros, perros, leones, ciervos y también algún ser humano siempre acompañado de un animal. Con dedicación y una extraordinaria precisión representaba a todo tipo de bestias, lo que la convirtió en una pintora importante de la escuela Realista y Naturalista. 

Durante más de cuarenta años, desde la adolescencia, Rosa mantuvo una relación amorosa con Nathalie Micas (1824-1889) también pintora. Tras la muerte de Raymond Bonheur en 1849, Rosa y su hermana Juliette ocuparon el cargo de directoras de la Escuela Gratuita de Diseño para las Jóvenes Mujeres, que su padre había fundado. Además abrió su propio estudio con su compañera Nathalie Micas. 

"La Feria de Caballos" (1853)
Su fama de artista traspasó fronteras y viajó a Inglaterra y Escocia, donde realizó numerosos encargos para la aristocracia inglesa, más tarde a Estados Unidos, donde siguió cosechando éxitos. En 1860 se retiró de París y compró una propiedad cerca del bosque de Fontainebleau donde vivió junto a Nathalie y algunos animales de su propiedad. Con gran talento y determinación continuó trabajando en una colección de bocetos y pinturas que incluían osos y leones, mientras recibía en su casa a grandes personalidades.

Tras la muerte de Nathalie, Rosa conoció a Anna Klumpke (1856-1942), una joven pintora especializada en retratos de California con quien vivió diez años hasta su propia muerte. Entre las obras más destacadas de Rosa Bonheur están: “Labranza en Nivernés”, también llamado "El Sombreado"(1849), “La feria de caballos” que se exhibió en 1853, obteniendo una medalla de oro y dándole fama internacional, “Fabricación de heno en Auvernia” (1855), “León en reposo” (1880), “Búffalo Bill” (1889). 

"Labranza en Nivernés" (1849)
A lo largo de su prestigiosa carrera Rosa ha recibido numerosas distinciones: fue la primera mujer en recibir el Chevalier de la Legión de Honor (1865), Premio de la Exposición Universal de París (1867), Cruz de Comandante de la Real Orden de Isabel la Católica y la Cruz de Leopoldo de Bélgica (1880), entre otros. 

Rosa Bonheur murió en 1899, a los 78 años, nombrando a Anna Kkumpke como heredera universal de sus bienes. Anna fundó el Premio Rosa Bonheur en la Sociedad de Artistas Franceses. Los restos de Rosa, Nathalie y Anna fueron sepultados juntos en el cementerio de Père Lachaise. 

viernes, 12 de julio de 2019

Siglo XX - Marthe Richard

                Breve Biografía de Marthe Richard

Marthe Betenfeld, más conocida como Marthe Richardnació en 1889 en Blâmont (Meurthe-et-Moselle) en el noreste de Francia. Cortesana, aviadora, espía y activista política francesa.

Nació en una humilde familia, fue una excelente estudiante que sobresalió en idiomas, aprendió a hablar inglés, español y alemán además de su lengua, el francés. Su madre, muy rígida, le exigió que aprendiera a ser costurera, un oficio muy común entre las jóvenes pobres. Marthe fue aprendiz de un sastre local, pero se rebeló contra la mediocridad de su vida y se fugó a Nancy donde ofreció sus encantos juveniles en las calles de la ciudad, más tarde en 1905 se registró como prostituta de un burdel de clase alta. Pronto atrapó la sífilis y transmitió la enfermedad a algunos clientes. 

Tras las quejas y acusaciones, huyó a París donde en 1907 conoció a Henri Richer (1879-1916), un rico industrial que, al casarse con él, pudo frecuentar la alta sociedad parisina. En 1912 Henri compró un aeroplano y Marthe aprendió a volar, obtuvo su licencia de piloto en 1913 y participó en exhibiciones aéreas Fue la sexta mujer piloto francesa: Raymonde de Laroche, Marie Marvingt, Helene Dutrieu, Jeanne Herveu y la Señora Pallier. Un año más tarde participó en la fundación de la Unión Patriótica de Mujeres Aviadoras Francesas.

Durante la Primera Guerra Mundial, Henri murió en 1916 en el frente de batalla, y Marthe rica, viuda, audaz y con excelentes habilidades lingüísticas, se alistó en el espionaje francés bajo las órdenes del capitán Georges Ladoux (1875-1933) jefe de inteligencia militar francesa. Este capitán fue también responsable de reclutar a Mata Hari y acusarla de doble espía. 

Marthe adaptó el apellido Richard, cambiando un poco el de su marido y con el seudónimo de Alouette (Alondra) viajó a España donde frecuentó la élite de la sociedad alemana en ese país. Allí, hermosa e inteligente, sedujo al barón Hans Von Krohn (1871- ), agregado naval alemán, se convirtió en su amante y confidente y este a su vez la fichó como la espía S-32. Estando en Madrid, se enteró del fusilamiento de Mara Hari. 

Al obtener información y documentos secretos del alemán, Marthe se los trasmitía a los franceses, y ellos le proporcionaban elementos falsos sobre los armamentos. Experta y con mucho ingenio, fue enviada en misiones secretas a varios países y continuó trabajando hasta el fin de la guerra en 1918. En Francia fue ignorada por su relación con el agregado alemán;  se convirtió en gerente de una fábrica de bordados. Unos años más tarde, Ladoux publicó en 1930 un libro sobre sus hazañas durante la guerra: “Marthe Richard al servicio de Francia” con el cual finalmente pudo ser reconocida; en 1933 se le otorgó la Medalla de la Legión de Honor. 

Años después, durante la Segunda Guerra Mundial, Marthe se unió a la Resistencia y pudo obtener información valiosa para el gobierno francés. Como “Heroína de dos guerras” fue elegida para un cargo político y se convirtió en concejala municipal en 1945. Marthe con gran energía y convicción, luchó contra la explotación sexual de las mujeres promoviendo el cierre de los burdeles en París. Desde principios del siglo XX los burdeles (maisons close) parisinos eran frecuentados por la élite y los políticos: las mujeres eran obligadas a trabajar largas jornadas y recibir muchos clientes por día y esas casas eran auténticas “cárceles sexuales” que le recordaban su juventud. Los burdeles fueron cerrados en 1946 por la "ley  Marthe Richard" defendiendo la dignidad de las mujeres.

Muy controvertida, fue denunciada por los proxenetas y la policía, la llamaban la “Viuda que cierra”, fue objeto de acusaciones públicas, por su vida anterior de prostituta y en particular por su trabajo como espía. Marthe llevó a sus oponentes a la justicia, condenándolos por difamación. 

Marthe Richard falleció en París en 1982, a la edad de 93 años.

jueves, 4 de julio de 2019

Siglo XX - Rosa Raisa

                Breve Biografía de Rosa Raisa

Rosa Raisa, nació como Raitza Burchstein, en 1893 en Bialystok, Imperio Ruso, hoy Polonia. Cantante lírica dramática ruso-judía de origen polaco.

Quedó huérfana de madre en 1899 y en 1907 con catorce años emigró junto a sus primos, a Italia huyendo de los pogromos (persecución contra los judíos). Estudió en el Conservatorio de Nápoles con la contralto Bárbara Marchisio (1833-1919) destacada cantante de mediados de siglo XIX. 

En 1911 Raitza cantó “Bel Raggio” para la ceremonia de graduación y dos años más tarde, a los veinte, hizo su debut operístico en el Teatro Reggio de Parma, con su propio nombre Raitza Burchstein, haciendo de “Leonora” en “Oberto” de Giuseppe Verdi. Cantó luego en La Scala de Milán, en Roma, Londres y París. 

Con su magnífica voz, la cantante cosechó aplausos y un contrato para actuar en Chicago, Estados Unidos. Cambiando su nombre a Rosa Raisa, en 1916 actuó por primera vez en la Compañía de Ópera de la Chicago-Filadelfia, donde obtuvo gran éxito y deleitó a los críticos. Con esta Compañía realizó una gira por varias ciudades de Estados Unidos: Baltimore, Filadelfia, Los Ángeles; actuó en México, Río de Janeiro y San Pablo (Brasil), Buenos Aires y Rosario (Argentina) y Montevideo (Uruguay). 

En 1920 Rosa se casó con el barítono italiano Giacomo Rimini (1887-1952), y se convirtieron en ciudadanos estadounidenses en 1923. La pareja tuvo una hija Rosa Giulietta “Yolly” Rimini (1931-1990). Rosa y Giacomo cantaron juntos frecuentemente: a lo largo de los años, cantaron (más de 180 veces) varios conciertos y todos los dúos concebibles para la soprano y el barítono con gran habilidad teatral y vocal. 

Rosa Raisa cantó en los principales escenarios de ópera del mundo con gran reconocimiento de la crítica. Ha interpretado un gran repertorio de papeles de óperas como Doña Anna, Aída, Gioconda, Norma, Helena de Troya, Maliella; su estilo personal, su cálida y dinámica voz incluía habilidades raras de coloratura. Su versatilidad y gran talento dramático, junto a sus habilidades escénicas, cautivaban al público y era ovacionada. 

Ha trabajado junto a grandes figuras como los tenores Enrico Caruso (1873-1921), Giovanni Martinelli (1885-1969) y el español Miguel Fleta (1897-1938) y bajo la dirección de renombrados directores: Arturo Toscanini (1867-1957, Gino Marinuzzi (1882-1945) y otros. Interpretó obras de los compositores: Giacomo Puccini (1858-1924: La Bohème, Tosca, Sor Angélica); Giuseppe Verdi (1813-1901: Aída, Una bola enmascarada, La batalla de Legnano, Falstaff); Arrigo Boito (1842-1918: Mefistofele); Riccardo Zandonai (1883-1944 Francesca da Rimini), entre otros

En 1926 hizo el papel principal de “Turandot” en el estreno en La Scala de la obra póstuma de Puccini. Rosa hizo casi cincuenta roles, 275 actuaciones en Chicago y realizó más de 230 giras; inauguró el nuevo edificio de la Ópera Lírica de Chicago construida en 1929 con Aída. Fueron más de 1000 representaciones entre óperas y conciertos en todo el mundo.

Rosa Raisa y Giacomo Rimini se retiraron de la etapa operística en 1938 y abrieron una escuela de canto en Chicago para nuevos cantantes de ópera que funcionó durante dos décadas. Como parte de los cursos, los estudiantes viajaban a Italia con Rosa y Giacomo para estudiar en Verona, la casa de sus maestros.

Rosa Raisa, excelente artista lírica, considerada como una de las mejores sopranos dramáticas de ópera de su tiempo, falleció en 1963, en Los Ángeles; aunque era de religión judía, se convirtió al catolicismo unas semanas antes de su muerte para poder ser enterrada junto a su esposo en Italia.

Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...