jueves, 30 de mayo de 2019

Siglo XIX - Sarah Bernhardt

        Breve Biografía de Sarah Bernhardt

Henriette Rosine Bernardt, conocida como Sarah Bernhardt, nació en París en 1844. Destacada actriz de teatro y de cine, escultora y escritora francesa

Siendo madre soltera, Judith-Julie Bernardt (1821-1876), de origen holandés, tenía 23 años cuando nació Rosine y era una de las bellas cortesanas de París. Rosine pasó los primeros años de su vida en Bretaña al cuidado de un ama de cría; años más tarde, fue educada en el convento de Grand Champ, cerca de Versalles, donde participó en su primera obra teatral, escrita por una de las monjas. A los quince años, en 1859 ingresó en el Conservatorio de Arte Escénico de París, estudió música y declamación. Al terminar sus estudios, obtuvo un segundo premio en tragedia y comedia.

En 1862 cuando comenzó su carrera teatral, adoptó el nombre de Sarah Bernhardt, la forma bretona de su apellido. Debutó en la Comedia Francesa, más tarde en el Teatro Gymnase, donde hizo pequeños papeles en distintas obras: cómicas, tragedias y melodramas. 

En 1864 nació su único hijo Mauricio, fruto de la apasionada relación que tuvo con el príncipe belga Henri de Ligne que la abandonó al saber que estaba embarazada. Al igual que su madre, Sarah también se convirtió en una cortesana de lujo, actividad que no abandonó hasta que su carrera teatral tuvo éxito.

Tres años después, en 1867 debutó en el Teatro del Odeón, con “Las mujeres sabias” de Moliere; le siguió “El juego del amor y la oportunidad” de Marivaux; “Athalie”, de Racine; ”Rey Lear” de Shakespeare; “Ruy Blas” de Víctor Hugo. Esta última obra la encumbró al éxito. Multifacética, fue la primera actriz empresaria del mundo del espectáculo, participó en varios montajes teatrales demostrando una gran profesionalidad. Con mucha dedicación y talento, con su voz armoniosa y su perfecta dicción, esta sublime actriz tenía la naturalidad de captar la psicología de los personajes. El público la idolatraba y fue llamada “la divina Sarah” o “la de la voz de oro”

En 1870, durante la guerra franco-prusiana, con gran generosidad, Sarah habilitó en el teatro del Odeón un hospital para los convalecientes, donde cuidó ella misma, a los heridos de guerra. 

Después de la tormenta
Aparte de su profesión de actriz, su carácter creativo le hizo interesar por la escultura y la pintura; aprendió las técnicas y expuso varias veces en el Salón de París entre los años 1874 y 1896. Realizó numerosas obras:  bustos, bajo relieves, en mármol y en bronce que alcanzaron gran notoriedad, recibiendo premios y distinciones honorificas. Entre ellas se destacan: “Después de la tormenta” (1876) hecha en mármol y “La Esfinge” (1880) en bronce. 

Sarah montó su propia compañía de teatro en 1880 y realizó la primera de sus muchas giras por los Estados Unidos de América. En 1882 se casó con un oficial griego Aristide Damala (1842-1898), pero celoso del éxito de su mujer, se alistó en la Legión Extranjera, siendo destinado a Argelia. Sarah al volver a París, gestionó varias producciones en distintos teatros, montó otra compañía en el Teatro Porte Saint-Martín entre 1883 y 1886. A partir de 1887 llevó su talento a grandes escenarios de toda América, Australia, Egipto y varios países de Europa. Su arte interpretativo la llevó a representar papeles masculinos con gran éxito y era ovacionada por el público. A lo largo de su vida estrenó 150 obras con total éxito.

En Ruy Blas  (1897)
Durante la primera década del siglo XX incursionó en cine, filmó “El Duelo de Hamlet” (1900), haciendo Sarah el papel de Hamlet, luego ”La dama de las camelias” (1912); en 1915 “Jeanne Dore” dirigida por Tristán Bernard, considerada la mejor rodada por Sarah

Sarah Bernhardt vivió intensamente, al margen de prejuicios y convencionalismos, independiente y de gran talento, hizo de la actuación una profesión; tenía una gran calidez humana. Era exigente y al mismo tiempo extravagante: en sus giras era acompañada por un séquito de casi treinta personas; realizó viajes en globo y se mandó construir un lujoso ataúd donde se acostaba con frecuencia. 

En 1914 le fue concedida la Legión de Honor y un año más tarde en 1915 le fue amputada la pierna derecha. Aun con la pierna amputada Sarah siguió actuando: tras las trincheras francesas durante la Primera Guerra Mundial, para alentar a las tropas, recitaba monólogos, poemas o representaba actos de su gran repertorio. 

Fue autora de varias obras de teatro, relatos, su autobiografía llamada “Mi doble vida” y los libros “El arte del teatro: la voz, el gesto y la pronunciación” y “Pequeña Ídola”. Su carrera de actriz duró cincuenta y seis años, desde 1866 a 1922.  En 1923, a los 79 años mientras estaba rodando la película “La boyante” Sarah Bernhardt falleció.

jueves, 16 de mayo de 2019

Siglo XVIII - Madame de Staël

                        Breve Biografía de Madame de Staël

Anne Louise Germaine Necker, conocida como Madame de Staël, nació en 1766 en París. Escritora, filósofa y feminista francesa

Era hija de Jacques Necker (1732-1804) financiero y político suizo y de Suzanne Curchod (1737-1794) escritora que dirigía uno de los más célebres salones literarios durante la monarquía absoluta de Luis XVI (1754-1793). Germaine recibió una esmerada educación impartida por su madre: inglés, latín y griego, retórica y literatura. Frecuentó desde muy joven el ambiente intelectual del salón de Madame Necker, donde se reunían grandes personalidades de la época de la Ilustración.

En 1786 se casó con el barón Eric Magnus de Staël von Holstein (1749-1802) embajador en Francia del rey Gustavo III de Suecia (1746-1792), diecisiete años mayor que ella. La baronesa de Staël no fue feliz en su matrimonio, tuvo cuatro hijos que, según los historiadores sólo el primero era hijo de su esposo, los otros nacieron de la relación que mantuvo con el general francés Louis de Narbonne-Lara (1755-1813), uno de sus amantes. Sus primeras obras, un drama “Sophie o los sentimientos secretos” y una tragedia “Jeanne Grey” fueron publicadas en 1790. 

Al estallar en 1789 la Revolución Francesa, Madame de Staël abrió un salón en Coppet, al sur de Suiza, donde debatían ideas literarias y políticas; al inicio de la época del Terror (1793-1794), también acogió a exiliados políticos a causa de la brutal represión, ya que según Maximilien Robespierre (1758-1794) uno de los líderes de la Revolución: "El terror no es más que la justicia rápida, severa e inflexible". Miles de personas fueron ejecutadas en la guillotina.

Tras la caída de Robespierre, quien también murió en la guillotina, Madame de Staël regresó a París; participó activamente en la vida cultural y política, defendiendo con convicción sus ideas: luchó por los derechos de las mujeres y exigió la misma educación para hombres y mujeres y que la relación marido- mujer fuese en un plano de igualdad. En 1799 Napoleón Bonaparte (1769-1821) dio un golpe de estado y asumió como Primer Cónsul de la República Francesa. Para Napoleón, las mujeres debían limitarse a procurar soldados a la nación y desconfiaba de las ansias de libertad de Germaine. Le prohibió continuar con su obra de filosofía política, pero al no acallar su voz, fue expulsada de Francia: otra vez el exilio. 

Se instaló en Suiza, en el castillo de Coppet, donde publicó las novelas “Delphine” (1802) y ”Corrinne o Italia” (1807), donde denunció la condición de inferioridad de la mujer víctima de las restricciones sociales y defendía la libertad de escoger a quien amar. Ya separada de su marido en 1800, enviudó en 1802. Volvió a casarse en 1811 con un joven oficial suizo Albert de Rocca (1788-1818) con quien tuvo un hijo. 

Autora de una audaz obra literaria, entre novelas, ensayos y estudios históricos y críticos, Madame de Staël fue pionera en realizar estudios de literatura comparada: en 1813 publicó “De Alemania” que logró fuerte difusión en Europa. Toda la edición francesa fue prohibida por Napoleón. Mujer de gran cultura, feminista, liberal e irónica, logró renombre literario con sus ensayos filosóficos: “De la influencia de las pasiones sobre la felicidad de los individuos y de las naciones” (1796), “De la literatura considerada en sus relaciones con las instituciones sociales” (1800). 

Durante los años de destierro alternó sus estancias en Coppet con numerosos viajes. Napoleón fue confinado en Santa Elena en 1815 y Germaine de Staël volvió a París en 1816, donde nuevamente abrió un salón de debate con políticos e intelectuales. En “Diez años de destierro”, reeditada en 1821 por su hijo Augusto de Staël (1790-1827) realizó de forma irónica un retrato psicológico del líder decadente que para ella fue Napoleón: cuanto más poder tenía, era incapaz de aceptar la menor crítica. 

Madame de Staël falleció en 1817 a los 51 años y sus restos descansan en Coppet.

Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...