viernes, 12 de julio de 2019

Siglo XX - Marthe Richard

                Breve Biografía de Marthe Richard

Marthe Betenfeld, más conocida como Marthe Richardnació en 1889 en Blâmont (Meurthe-et-Moselle) en el noreste de Francia. Cortesana, aviadora, espía y activista política francesa.

Nació en una humilde familia, fue una excelente estudiante que sobresalió en idiomas, aprendió a hablar inglés, español y alemán además de su lengua, el francés. Su madre, muy rígida, le exigió que aprendiera a ser costurera, un oficio muy común entre las jóvenes pobres. Marthe fue aprendiz de un sastre local, pero se rebeló contra la mediocridad de su vida y se fugó a Nancy donde ofreció sus encantos juveniles en las calles de la ciudad, más tarde en 1905 se registró como prostituta de un burdel de clase alta. Pronto atrapó la sífilis y transmitió la enfermedad a algunos clientes. 

Tras las quejas y acusaciones, huyó a París donde en 1907 conoció a Henri Richer (1879-1916), un rico industrial que, al casarse con él, pudo frecuentar la alta sociedad parisina. En 1912 Henri compró un aeroplano y Marthe aprendió a volar, obtuvo su licencia de piloto en 1913 y participó en exhibiciones aéreas Fue la sexta mujer piloto francesa: Raymonde de Laroche, Marie Marvingt, Helene Dutrieu, Jeanne Herveu y la Señora Pallier. Un año más tarde participó en la fundación de la Unión Patriótica de Mujeres Aviadoras Francesas.

Durante la Primera Guerra Mundial, Henri murió en 1916 en el frente de batalla, y Marthe rica, viuda, audaz y con excelentes habilidades lingüísticas, se alistó en el espionaje francés bajo las órdenes del capitán Georges Ladoux (1875-1933) jefe de inteligencia militar francesa. Este capitán fue también responsable de reclutar a Mata Hari y acusarla de doble espía. 

Marthe adaptó el apellido Richard, cambiando un poco el de su marido y con el seudónimo de Alouette (Alondra) viajó a España donde frecuentó la élite de la sociedad alemana en ese país. Allí, hermosa e inteligente, sedujo al barón Hans Von Krohn (1871- ), agregado naval alemán, se convirtió en su amante y confidente y este a su vez la fichó como la espía S-32. Estando en Madrid, se enteró del fusilamiento de Mara Hari. 

Al obtener información y documentos secretos del alemán, Marthe se los trasmitía a los franceses, y ellos le proporcionaban elementos falsos sobre los armamentos. Experta y con mucho ingenio, fue enviada en misiones secretas a varios países y continuó trabajando hasta el fin de la guerra en 1918. En Francia fue ignorada por su relación con el agregado alemán;  se convirtió en gerente de una fábrica de bordados. Unos años más tarde, Ladoux publicó en 1930 un libro sobre sus hazañas durante la guerra: “Marthe Richard al servicio de Francia” con el cual finalmente pudo ser reconocida; en 1933 se le otorgó la Medalla de la Legión de Honor. 

Años después, durante la Segunda Guerra Mundial, Marthe se unió a la Resistencia y pudo obtener información valiosa para el gobierno francés. Como “Heroína de dos guerras” fue elegida para un cargo político y se convirtió en concejala municipal en 1945. Marthe con gran energía y convicción, luchó contra la explotación sexual de las mujeres promoviendo el cierre de los burdeles en París. Desde principios del siglo XX los burdeles (maisons close) parisinos eran frecuentados por la élite y los políticos: las mujeres eran obligadas a trabajar largas jornadas y recibir muchos clientes por día y esas casas eran auténticas “cárceles sexuales” que le recordaban su juventud. Los burdeles fueron cerrados en 1946 por la "ley  Marthe Richard" defendiendo la dignidad de las mujeres.

Muy controvertida, fue denunciada por los proxenetas y la policía, la llamaban la “Viuda que cierra”, fue objeto de acusaciones públicas, por su vida anterior de prostituta y en particular por su trabajo como espía. Marthe llevó a sus oponentes a la justicia, condenándolos por difamación. 

Marthe Richard falleció en París en 1982, a la edad de 93 años.

jueves, 4 de julio de 2019

Siglo XX - Rosa Raisa

                Breve Biografía de Rosa Raisa

Rosa Raisa, nació como Raitza Burchstein, en 1893 en Bialystok, Imperio Ruso, hoy Polonia. Cantante lírica dramática ruso-judía de origen polaco.

Quedó huérfana de madre en 1899 y en 1907 con catorce años emigró junto a sus primos, a Italia huyendo de los pogromos (persecución contra los judíos). Estudió en el Conservatorio de Nápoles con la contralto Bárbara Marchisio (1833-1919) destacada cantante de mediados de siglo XIX. 

En 1911 Raitza cantó “Bel Raggio” para la ceremonia de graduación y dos años más tarde, a los veinte, hizo su debut operístico en el Teatro Reggio de Parma, con su propio nombre Raitza Burchstein, haciendo de “Leonora” en “Oberto” de Giuseppe Verdi. Cantó luego en La Scala de Milán, en Roma, Londres y París. 

Con su magnífica voz, la cantante cosechó aplausos y un contrato para actuar en Chicago, Estados Unidos. Cambiando su nombre a Rosa Raisa, en 1916 actuó por primera vez en la Compañía de Ópera de la Chicago-Filadelfia, donde obtuvo gran éxito y deleitó a los críticos. Con esta Compañía realizó una gira por varias ciudades de Estados Unidos: Baltimore, Filadelfia, Los Ángeles; actuó en México, Río de Janeiro y San Pablo (Brasil), Buenos Aires y Rosario (Argentina) y Montevideo (Uruguay). 

En 1920 Rosa se casó con el barítono italiano Giacomo Rimini (1887-1952), y se convirtieron en ciudadanos estadounidenses en 1923. La pareja tuvo una hija Rosa Giulietta “Yolly” Rimini (1931-1990). Rosa y Giacomo cantaron juntos frecuentemente: a lo largo de los años, cantaron (más de 180 veces) varios conciertos y todos los dúos concebibles para la soprano y el barítono con gran habilidad teatral y vocal. 

Rosa Raisa cantó en los principales escenarios de ópera del mundo con gran reconocimiento de la crítica. Ha interpretado un gran repertorio de papeles de óperas como Doña Anna, Aída, Gioconda, Norma, Helena de Troya, Maliella; su estilo personal, su cálida y dinámica voz incluía habilidades raras de coloratura. Su versatilidad y gran talento dramático, junto a sus habilidades escénicas, cautivaban al público y era ovacionada. 

Ha trabajado junto a grandes figuras como los tenores Enrico Caruso (1873-1921), Giovanni Martinelli (1885-1969) y el español Miguel Fleta (1897-1938) y bajo la dirección de renombrados directores: Arturo Toscanini (1867-1957, Gino Marinuzzi (1882-1945) y otros. Interpretó obras de los compositores: Giacomo Puccini (1858-1924: La Bohème, Tosca, Sor Angélica); Giuseppe Verdi (1813-1901: Aída, Una bola enmascarada, La batalla de Legnano, Falstaff); Arrigo Boito (1842-1918: Mefistofele); Riccardo Zandonai (1883-1944 Francesca da Rimini), entre otros

En 1926 hizo el papel principal de “Turandot” en el estreno en La Scala de la obra póstuma de Puccini. Rosa hizo casi cincuenta roles, 275 actuaciones en Chicago y realizó más de 230 giras; inauguró el nuevo edificio de la Ópera Lírica de Chicago construida en 1929 con Aída. Fueron más de 1000 representaciones entre óperas y conciertos en todo el mundo.

Rosa Raisa y Giacomo Rimini se retiraron de la etapa operística en 1938 y abrieron una escuela de canto en Chicago para nuevos cantantes de ópera que funcionó durante dos décadas. Como parte de los cursos, los estudiantes viajaban a Italia con Rosa y Giacomo para estudiar en Verona, la casa de sus maestros.

Rosa Raisa, excelente artista lírica, considerada como una de las mejores sopranos dramáticas de ópera de su tiempo, falleció en 1963, en Los Ángeles; aunque era de religión judía, se convirtió al catolicismo unas semanas antes de su muerte para poder ser enterrada junto a su esposo en Italia.

sábado, 29 de junio de 2019

Siglo XIX - Mata Hari

         Breve Biografía de Mata Hari

Margaretha Geertruida Zelle, más conocida como Mata Hari, nació en 1876 en Leeuwarden (en español Leuvarda), al norte de los Países Bajos. Bailarina, cortesana y espía. 

Era hija de un comerciante de sombreros que al quedar viudo en 1891, la envió a un internado de señoritas, donde estudiaría para ser maestra. Grietje, como era conocida, para independizarse de su padre, respondió a un anuncio en el periódico en que se solicitaba una esposa, y en 1895 se casó en Ámsterdam con Rudolf MacLeod, un oficial del Ejército holandés, veinte años mayor que ella. 

Poco después la pareja se trasladó a las Indias Orientales Neerlandesas, (las islas de Java, Sumatra, Borneo, entre otras, eran posesión colonial) donde Rudolf fue destinado. En Java, Grietje sufrió el maltrato de su marido, celoso, violento y alcohólico que le contagió la sífilis, a ella y a los dos hijos de ambos, Norman (1897-1899) y Louise Jeanne (1898-1919). Tras perder a su hijo Norman, el matrimonio se distanció más, ya que Rudolf la culpaba de su muerte y de ser una mujer libertina. 

Al regresar a Amsterdem en 1902, se divorciaron y el marido se quedó con la niña, aduciendo mala conducta de la madre. Grietje se trasladó a París en 1903, con 27 años, divorciada y pobre, buscando trabajo como modelo, pero al fracasar, adoptó como nombre artístico “Mata Hari” (=ojo del amanecer) e inventó su historia: princesa de Java, que nació en un templo sagrado hindú y que le fueron reveladas siendo niña, las sagradas danzas de sus antepasados. Se decía experta en todas las “artes amatorias del oriente” y ejerció profesionalmente a partir de 1905 como bailarina, realizando espectáculos de danzas exóticas casi desnuda y sensuales movimientos

Mata Hari triunfaba en los teatros de París de la Belle Époque, conquistaba por su belleza, sus bailes y sus artes amatorias; bailó en la Ópera de París, La Scala de Milán y en los salones privados de toda Europa. Valiente, decidida, controvertida, también fue cortesana y sedujo y conquistó a hombres ricos y poderosos, diplomáticos, políticos y militares de alto nivel, de todo el continente. Llevaba una vida de lujo e intentó recuperar a su hija que vivía con el padre en Holanda, pero fue imposible: jamás volvió a verla. 

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, Mata Hari estaba en Berlín actuando en un importante music-hall y tenía como amante al jefe de policía de esa ciudad. Unos meses después, residió en Amsterdam con el cónsul alemán, quien la introdujo, mediante sumas de dinero – y luego la traicionó - en los servicios secretos de su país como la agente H-21.

En 1916 volvió a París y también se convirtió en agente doble, el capitán Georges Ladoux (1875-1933) oficial del contraespionaje francés, le pidió que trabajara para ellos, obteniendo información sobre las fuerzas prusianas. Este capitán le hizo una trampa, pues estaba convencido que ella servía a las fuerzas alemanas. Con su pasaporte holandés, país neutral durante la guerra, Mata Hari, audaz y desafiante, cruzaba las fronteras sin problemas, y sin sospechar que era vigilada tanto por los alemanes como los franceses. 

Finalmente los franceses interceptaron un mensaje de los alemanes que confirmaba sus sospechas: el agente llamado H-21 era Mata Hari. En Paris fue detenida y recluida en la prisión de San Lázaro; aunque no tenían pruebas concluyentes, la acusaron de espionaje, de ser una agente doble de Alemania y Francia. Las informaciones que Mata Hari pudo haber pasado al gobierno alemán no tenían ninguna transcendencia, pero la pena no se basaba si la información era importante, no dependía de la información en sí misma, sino el solo hecho de espiar era lo que merecía la pena capital.

Margaretha Geertruide Zelle proclamó hasta el último instante su inocencia, pero fue fusilada por alta traición, en octubre de 1917, a los 41 años. 

Según varios historiadores, durante la guerra, numerosos mensajes enviados eran falsos con la finalidad de desinformar al enemigo, haciendo que creyeran cosas que no eran ciertas. También que en Francia tuvo una repercusión directa, por los numerosos fracasos en el frente de batalla y ante la opinión pública en contra de Mata Hari por su ostentación con amantes enemigos en plena guerra y su vida libertina. Hasta hoy, cien años después, existen dudas y controversias sobre la imagen del espionaje de esta mujer (ya que para cualquier espía la discreción es fundamental)  y su culpabilidad es cuestionada.

martes, 25 de junio de 2019

Siglo XVI - Sor Plautilla Nelli

                  Breve Biografía de Sor Plautilla Nelli

"Dolorosa"
Pulisena Nelli, más conocida como Sor Plautilla Nelli, nació en 1524, en Florencia, Italia. Pintora y religiosa florentina

Pulisena Margherita era hija de Piero di Luca Nelli, un exitoso comerciante de telas. A los catorce años, luego de la muerte de su madre, ingresó al convento domínico de Santa  Catalina de Siena  en el año 1538, tomando el nombre de Sor Plautilla. 

Durante los siglos XV y XVI se desarrolló en la Toscana, principalmente en Florencia un amplio movimiento artístico y cultural llamado Renacimiento. Aunque un grupo de mujeres reivindicaba el acceso al saber, no todas podían participar de la vida cultural, ya que los conocimientos podían “desviarlas”; sólo los conventos eran lugares de florecimiento intelectual. 

El convento de Santa Catalina de Siena fue fundado en 1496 por una dama de la nobleza, convertida en monja de clausura y vehemente discípula de Fray Girolamo Savonarola (1452-1498) religioso dominico y predicador que había adquirido fama de sabiduría y santidad. En sus ardientes discursos denunciaba la corrupción y el lujo en las élites eclesiásticas. Fue excomulgado y condenado a la hoguera por la Inquisición (Siglo XII, 1184- al siglo XIX, 1820).

Las monjas dominicas que vivían en el convento de Santa Catalina eran seguidoras de Savonarola que sostenía que las religiosas debían dedicarse a crear obras de arte dentro de los monasterios, para evitar la pereza, lo que permitió a Sor Plautilla desarrollarse como artista. Según algunos historiadores, no tuvo ninguna instrucción en la pintura, fue autodidacta: pero sí tuvo como influencia una colección de dibujos del dominico Fray Bartolomeo (1472-1517) gran artista que pintaba temas religiosos. También estudiaba las obras de otros grandes artistas del Renacimiento, como Miguel Ángel (1475-1564) y Leonardo da Vinci (1452-1519), entre otros. 

El convento se convirtió en un centro de formación artística, Sor Plautilla realizó miniaturas, retablos, ilustraciones de libros y dibujos y hasta pinturas de gran tamaño, lo que era muy raro en esa época. Su trabajo se caracterizó por temas religiosos, con mucha emoción en los rostros de sus personajes. Era una artista muy talentosa y su obra trascendió fuera de los muros del convento: recibía muchos encargos, mostrando una notable capacidad empresarial y logró que sus pinturas fueran el mayor ingreso del convento. 

"Lamentación con los Santos"
Fue priora tres veces: la primera vez de 1563 a 1565; luego de 1571 a 1573 y la última de 1583 a 1585. Además de pintar, Sor Plautilla dirigía en centro de estudio, donde transmitía su sabiduría a otras monjas del convento; tuvo varias alumnas, entre ellas su propia hermana Costanza (Sor Petronila). Entre sus obras más conocidas están “La Virgen con el Niño y cuatro ángeles”, “La adoración de los Reyes Magos”, “Lamentación con los Santos”, “La Última Cena”, “Dolorosa”. 

Siendo una artista destacada, Sor Plautilla recibió los halagos de grandes eruditos, como Giorgio Vasari (1511-1574), considerado el primer historiador del arte italiano; editó en 1550 una enciclopedia de biografías: “Las vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos”, donde Sor Plautilla fue una de las pocas pintoras mencionadas y la calificó de virtuosa. 

Sor Plautilla Nelli, considerada como la primera pintora del Renacimiento florentino, falleció en el convento en 1588.

Fuentes y Bibliografia
https://howlingpixel.com/i-ca/Plautilla_Nelli
https://verne.elpais.com/verne/2018/08/20/articulo/1534767978_990703.html

domingo, 16 de junio de 2019

Siglo XIX - George Eliot

            Breve Biografía de George Eliot 

Mary Anne Evans (o Mary Ann o Marian), más conocida como George Eliot, nació en 1819 en Coventry, Warwickshire, Reino Unido. Destacada escritora, periodista y traductora de la época victoriana

Nació en una familia de clase media rural, asistió a la escuela local y más tarde en un internado de Coventry, recibiendo una estricta educación religiosa evangélica. Al morir su madre en 1836, debió abandonar la escuela para atender a su padre y a partir de ese momento fue autodidactica: estudió latín, griego, alemán e italiano.

Inteligente y ávida lectora, en 1841 Mary Anne comenzó a leer obras racionalistas que la hicieron revelarse contra la religión dogmática. El dogmatismo es un conjunto de creencias y doctrinas que son establecidos como verdades indiscutibles. El racionalismo es una corriente filosófica que se desarrolló en Europa continental durante los siglos XVII y XVIII y que acentúa el papel de la razón como fuente de conocimiento. 

Mary Anne conoció a Charles Bray (1811-1884) un reformador social, filántropo y filósofo que usó su riqueza para la construcción de escuelas y causas filantrópicas. La casa de Charles y su esposa Caroline era lugar de reunión para las personas de libre pensamientos en asuntos religiosos, científicos y sociales. En este grupo de intelectuales llamado el “Círculo de Rosehill” participaban Herbert Spencer, Harriet MartineauRalph Waldo Emerson y David Strauss, entre otros. El primer trabajo literario de Mary Anne que le ocupó desde 1844 a 1846 fue la traducción de “La vida de Jesús, críticamente elaborada”(1835-1836) del teólogo y filósofo alemán David Strauss (1808-1874) quien planteaba la idea de que los evangelios eran relatos míticos al no poder explicarse racionalmente. 

Tras morir su padre en 1849, Mary Anne viajó por Europa y a su regreso se instaló en Londres con la intención de ser escritora, llamándose a sí misma Marian Evans. A partir de 1851 escribió reseñas de libros y ensayos para la revista The Westminster Review, de tendencia positivista y radical. Fue editora de la revista hasta 1854, lo que le permitió frecuentar los círculos literarios y culturales de Londres, de amplia mayoría masculinos. En estas reuniones conoció a George Henry Lewes (1817-1878), filósofo, científico y crítico teatral y se enamoraron. 

Mary Anne y George vivieron juntos desde 1854 hasta la muerte de él en 1878. La hipocresía de la sociedad victoriana la condenó al ostracismo, por la audacia que tuvo de vivir junto a su amante; aunque muchos hombres y mujeres tenían relaciones fuera del matrimonio, eran más discretos. Lewes estaba casado, tenía varios hijos y no podía divorciarse. 

Alentada por George comenzó a escribir novelas en 1856 de forma anónima que aparecieron por entregas en la revista radical Blackwood´s y en 1858 se publicaron como un libro “Escenas de la vida clerical”, ya firmado con el seudónimo masculino de “George Eliot”. Eligió este nombre para proteger su vida privada,- ya que Mary Anne se consideraba casada y llamaba esposo a George Lewes - y que fuera tomada con mayor interés como novelista, además de separar su conocido trabajo como editora y crítica. 

Fue autora de novelas entre las que se destacan “Adam Bede” (1859), “El molino junto al Floss” (1860), “Middlemarch” (1871) de gran realismo y profundidad psicológica, presentando casos de excluidos sociales, la sociedad rural y la crisis política de ese entonces. También publicó poesía, prosa y ensayo, así como traducciones del alemán.

George Eliot mantuvo su identidad en secreto por varios años, pero tras el éxito que provocaron las novelas “Adam Bede” y “Middlemarch”, hubo interés en conocer al autor; finalmente Marian Evans Lewes admitió ser la autora. Tal revelación sorprendió a muchos lectores pero no afectó su popularidad como novelista, la propia  Reina Victoria  era una lectora ávida de sus novelas. 

Su última novela “Daniel Deronda” fue publicada en 1876; dos años más tarde George Lewes falleció. En 1880 volvió la sociedad inglesa a juzgarla y criticarla, cuando se casó con John Walter Cross (1840-1924), veinte años menor que ella, que había sido amigo de la pareja y cambió su nombre a Mary Anne Cross.

Mary Anne Evans  (Mary Anne Cross o George Eliot) falleció en Londres, en 1880 a los 61 años de edad, a solo siete meses de casada; sus restos descansan en el cementerio de Highgate, Londres, junto a George Henry Lewes. Tras su muerte, su esposo publicó su biografía y sus diarios íntimos.

viernes, 7 de junio de 2019

Siglo XX - Alma Reville

                  Breve Biografía de Alma Reville

Alma Lucy Reville nació en 1899 en Nottingham, Reino Unido.  Actriz de cine, guionista, asistente de dirección y montaje y editora de películas. 

Era hija de Matthew Edward Reville y Lucy Owen, de religión protestante; en 1914 se trasladaron a Londres donde Matthew trabajó como ayudante de vestuario en Twickenham, una de las primeras compañías cinematográficas de la capital. Después del colegio, Alma iba a la compañía a ver trabajar a los actores. Poco después, a los dieciséis años, ella trabajó en la “sala de corte” donde ayudaba a los directores a editar las películas. Con dedicación, pronto se convirtió en una experta guionista y montadora. 

En 1921, Alma estaba trabajando para Famous Players-Lasky (más tarde Paramount), en Londres cuando conoció a Alfred Hitchcock (1899-1980). Aunque ambos tenían veintidós años, Alma ya tenía varios años de experiencia como editora en la imagen muda y Alfred era diseñador gráfico, poco después se convirtió en editor de arte. Unos años más tarde, en 1925 Alfred debutó como director en El jardín de la alegría y Alma como asistente de dirección. 

Alma se convirtió al catolicismo antes de casarse en 1926 con Alfred. Trabajó en varias películas como coeditora y guionista con varios directores, entre ellos Berthold Viertel (1885-1953) y Maurice Elvey (1887- 1967) y aunque su deseo era convertirse en directora, el nacimiento de su única hija Patricia en 1928, y el posterior traslado a los Estados Unidos en 1939, cambió sus planes. 

Inteligente y de enorme personalidad, Alma relegó sus deseos y puso toda su experiencia y talento en las producciones de su esposo: escribió la mayoría de los guiones, editaba, hacía doblaje de voces y revisaba los diálogos y el montaje, formando así una sociedad que duró más de cinco décadas. Siempre estuvo por detrás de su marido, aunque tomaba decisiones importantes, casi nunca aparecía su nombre: de las casi cincuenta películas que dirigió Hitchcock, sólo firmó los créditos de dieciséis, con su nombre de soltera, Alma Reville

Hitchcock era reconocido como el más grande cineasta británico, el maestro del suspenso, pero su glotonería y el alcoholismo hacían difícil su carácter: era un narcisista, petulante, que le gustaba ser una celebridad, además le fue infiel con las actrices rubias: con todo esto tuvo que lidiar la creativa, profesional y comprensiva Alma en su relación matrimonial.

Sólo en 1979, cuando Hitchcock recibió el premio a su trayectoria del American Film Institute reconoció públicamente su valiosa colaboración: “Pido permiso para mencionar por su nombre únicamente a cuatro personas que me han dado todo su cariño, su reconocimiento y su constante colaboración. La primera es una editora de películas, la segunda es una guionista, la tercera es la madre de mi hija Pat, y la cuarta es la cocinera más excelente que ha realizado milagros en una cocina doméstica y el nombre de las cuatro es Alma Reville. Quiero compartir este premio, como he compartido mi vida, con ella”. 

Alfred Hitchcock falleció en 1980, Alma Reville dos años más tarde, a los 82 años, en Los Ángeles, Estados Unidos. En 2003 su hija Patricia Hitchcock O´Connell le dedicó a su madre el libro “Alma Hitchcock: la mujer tras del hombre” dando a conocer la enorme importancia que tuvo en la obra de su padre.

jueves, 30 de mayo de 2019

Siglo XIX - Sarah Bernhardt

        Breve Biografía de Sarah Bernhardt

Henriette Rosine Bernardt, conocida como Sarah Bernhardt, nació en París en 1844. Destacada actriz de teatro y de cine, escultora y escritora francesa

Siendo madre soltera, Judith-Julie Bernardt (1821-1876), de origen holandés, tenía 23 años cuando nació Rosine y era una de las bellas cortesanas de París. Rosine pasó los primeros años de su vida en Bretaña al cuidado de un ama de cría; años más tarde, fue educada en el convento de Grand Champ, cerca de Versalles, donde participó en su primera obra teatral, escrita por una de las monjas. A los quince años, en 1859 ingresó en el Conservatorio de Arte Escénico de París, estudió música y declamación. Al terminar sus estudios, obtuvo un segundo premio en tragedia y comedia.

En 1862 cuando comenzó su carrera teatral, adoptó el nombre de Sarah Bernhardt, la forma bretona de su apellido. Debutó en la Comedia Francesa, más tarde en el Teatro Gymnase, donde hizo pequeños papeles en distintas obras: cómicas, tragedias y melodramas. 

En 1864 nació su único hijo Mauricio, fruto de la apasionada relación que tuvo con el príncipe belga Henri de Ligne que la abandonó al saber que estaba embarazada. Al igual que su madre, Sarah también se convirtió en una cortesana de lujo, actividad que no abandonó hasta que su carrera teatral tuvo éxito.

Tres años después, en 1867 debutó en el Teatro del Odeón, con “Las mujeres sabias” de Moliere; le siguió “El juego del amor y la oportunidad” de Marivaux; “Athalie”, de Racine; ”Rey Lear” de Shakespeare; “Ruy Blas” de Víctor Hugo. Esta última obra la encumbró al éxito. Multifacética, fue la primera actriz empresaria del mundo del espectáculo, participó en varios montajes teatrales demostrando una gran profesionalidad. Con mucha dedicación y talento, con su voz armoniosa y su perfecta dicción, esta sublime actriz tenía la naturalidad de captar la psicología de los personajes. El público la idolatraba y fue llamada “la divina Sarah” o “la de la voz de oro”

En 1870, durante la guerra franco-prusiana, con gran generosidad, Sarah habilitó en el teatro del Odeón un hospital para los convalecientes, donde cuidó ella misma, a los heridos de guerra. 

Después de la tormenta
Aparte de su profesión de actriz, su carácter creativo le hizo interesar por la escultura y la pintura; aprendió las técnicas y expuso varias veces en el Salón de París entre los años 1874 y 1896. Realizó numerosas obras:  bustos, bajo relieves, en mármol y en bronce que alcanzaron gran notoriedad, recibiendo premios y distinciones honorificas. Entre ellas se destacan: “Después de la tormenta” (1876) hecha en mármol y “La Esfinge” (1880) en bronce. 

Sarah montó su propia compañía de teatro en 1880 y realizó la primera de sus muchas giras por los Estados Unidos de América. En 1882 se casó con un oficial griego Aristide Damala (1842-1898), pero celoso del éxito de su mujer, se alistó en la Legión Extranjera, siendo destinado a Argelia. Sarah al volver a París, gestionó varias producciones en distintos teatros, montó otra compañía en el Teatro Porte Saint-Martín entre 1883 y 1886. A partir de 1887 llevó su talento a grandes escenarios de toda América, Australia, Egipto y varios países de Europa. Su arte interpretativo la llevó a representar papeles masculinos con gran éxito y era ovacionada por el público. A lo largo de su vida estrenó 150 obras con total éxito.

En Ruy Blas  (1897)
Durante la primera década del siglo XX incursionó en cine, filmó “El Duelo de Hamlet” (1900), haciendo Sarah el papel de Hamlet, luego ”La dama de las camelias” (1912); en 1915 “Jeanne Dore” dirigida por Tristán Bernard, considerada la mejor rodada por Sarah

Sarah Bernhardt vivió intensamente, al margen de prejuicios y convencionalismos, independiente y de gran talento, hizo de la actuación una profesión; tenía una gran calidez humana. Era exigente y al mismo tiempo extravagante: en sus giras era acompañada por un séquito de casi treinta personas; realizó viajes en globo y se mandó construir un lujoso ataúd donde se acostaba con frecuencia. 

En 1914 le fue concedida la Legión de Honor y un año más tarde en 1915 le fue amputada la pierna derecha. Aun con la pierna amputada Sarah siguió actuando: tras las trincheras francesas durante la Primera Guerra Mundial, para alentar a las tropas, recitaba monólogos, poemas o representaba actos de su gran repertorio. 

Fue autora de varias obras de teatro, relatos, su autobiografía llamada “Mi doble vida” y los libros “El arte del teatro: la voz, el gesto y la pronunciación” y “Pequeña Ídola”. Su carrera de actriz duró cincuenta y seis años, desde 1866 a 1922.  En 1923, a los 79 años mientras estaba rodando la película “La boyante” Sarah Bernhardt falleció.

jueves, 16 de mayo de 2019

Siglo XVIII - Madame de Staël

                        Breve Biografía de Madame de Staël

Anne Louise Germaine Necker, conocida como Madame de Staël, nació en 1766 en París. Escritora, filósofa y feminista francesa

Era hija de Jacques Necker (1732-1804) financiero y político suizo y de Suzanne Curchod (1737-1794) escritora que dirigía uno de los más célebres salones literarios durante la monarquía absoluta de Luis XVI (1754-1793). Germaine recibió una esmerada educación impartida por su madre: inglés, latín y griego, retórica y literatura. Frecuentó desde muy joven el ambiente intelectual del salón de Madame Necker, donde se reunían grandes personalidades de la época de la Ilustración.

En 1786 se casó con el barón Eric Magnus de Staël von Holstein (1749-1802) embajador en Francia del rey Gustavo III de Suecia (1746-1792), diecisiete años mayor que ella. La baronesa de Staël no fue feliz en su matrimonio, tuvo cuatro hijos que, según los historiadores sólo el primero era hijo de su esposo, los otros nacieron de la relación que mantuvo con el general francés Louis de Narbonne-Lara (1755-1813), uno de sus amantes. Sus primeras obras, un drama “Sophie o los sentimientos secretos” y una tragedia “Jeanne Grey” fueron publicadas en 1790. 

Al estallar en 1789 la Revolución Francesa, Madame de Staël abrió un salón en Coppet, al sur de Suiza, donde debatían ideas literarias y políticas; al inicio de la época del Terror (1793-1794), también acogió a exiliados políticos a causa de la brutal represión, ya que según Maximilien Robespierre (1758-1794) uno de los líderes de la Revolución: "El terror no es más que la justicia rápida, severa e inflexible". Miles de personas fueron ejecutadas en la guillotina.

Tras la caída de Robespierre, quien también murió en la guillotina, Madame de Staël regresó a París; participó activamente en la vida cultural y política, defendiendo con convicción sus ideas: luchó por los derechos de las mujeres y exigió la misma educación para hombres y mujeres y que la relación marido- mujer fuese en un plano de igualdad. En 1799 Napoleón Bonaparte (1769-1821) dio un golpe de estado y asumió como Primer Cónsul de la República Francesa. Para Napoleón, las mujeres debían limitarse a procurar soldados a la nación y desconfiaba de las ansias de libertad de Germaine. Le prohibió continuar con su obra de filosofía política, pero al no acallar su voz, fue expulsada de Francia: otra vez el exilio. 

Se instaló en Suiza, en el castillo de Coppet, donde publicó las novelas “Delphine” (1802) y ”Corrinne o Italia” (1807), donde denunció la condición de inferioridad de la mujer víctima de las restricciones sociales y defendía la libertad de escoger a quien amar. Ya separada de su marido en 1800, enviudó en 1802. Volvió a casarse en 1811 con un joven oficial suizo Albert de Rocca (1788-1818) con quien tuvo un hijo. 

Autora de una audaz obra literaria, entre novelas, ensayos y estudios históricos y críticos, Madame de Staël fue pionera en realizar estudios de literatura comparada: en 1813 publicó “De Alemania” que logró fuerte difusión en Europa. Toda la edición francesa fue prohibida por Napoleón. Mujer de gran cultura, feminista, liberal e irónica, logró renombre literario con sus ensayos filosóficos: “De la influencia de las pasiones sobre la felicidad de los individuos y de las naciones” (1796), “De la literatura considerada en sus relaciones con las instituciones sociales” (1800). 

Durante los años de destierro alternó sus estancias en Coppet con numerosos viajes. Napoleón fue confinado en Santa Elena en 1815 y Germaine de Staël volvió a París en 1816, donde nuevamente abrió un salón de debate con políticos e intelectuales. En “Diez años de destierro”, reeditada en 1821 por su hijo Augusto de Staël (1790-1827) realizó de forma irónica un retrato psicológico del líder decadente que para ella fue Napoleón: cuanto más poder tenía, era incapaz de aceptar la menor crítica. 

Madame de Staël falleció en 1817 a los 51 años y sus restos descansan en Coppet.

viernes, 12 de abril de 2019

Siglo XX - Anna Marly

                  Breve Biografía de Anna Marly

Anna Marly nació en 1917 en Petrogrado (de 1914 a 1924 y desde 1991 San Petersburgo), Rusia, como Anna Betoulinsky. Cantante, guitarrista y compositora francesa. 

Nacida durante la revolución rusa, a pocos meses de su nacimiento los bolcheviques fusilaron a su padre, que pertenecía a una familia aristócrata, pues era considerado un enemigo de la revolución. Tres años más tarde, Anna Betoulinsky, su madre y su niñera, disfrazadas de campesinas, huyeron de Rusia y se instalaron en Menton, en el sur de Francia, donde había una comunidad intelectual y artística de emigrantes rusos. Aprendió desde niña a tocar la guitarra, tomó clases de canto, música y composición con el profesor Sergei Prokofiev (1891-1953) y asistió a la escuela de ballet de Menton.

En 1936 siendo aún adolescente, comenzó su carrera artística bajo el nombre de Anna Marly:  en París fue bailarina en los Ballets Rusos y participó de una pequeña gira europea, antes de ser cantante en los grandes cabarets, con sus propias composiciones en guitarra. En 1938 se convirtió en el miembro más joven de SACEM (Sociedad de Compositores y Editores de Música). 

Durante la II Guerra Mundial, después de la ocupación de Francia por las tropas alemanas en 1940, Anna huyó hacia Londres, donde se unió a las fuerzas libres francesas, comandadas por el Gral. Charles De Gaulle (1890-1970). Anna trabajaba en una cantina y cantaba para los soldados y marineros de las fuerzas aliadas. Poco después, al escuchar noticias en la radio sobre la Batalla de Smolensk (1943), ciudad rusa que había sido destruida por los nazis,  compuso en la guitarra la música y la letra en ruso de una canción dedicada a los partisanos que luchaban contra el invasor alemán, donde hablaba de amor por la patria, muerte y sacrificio. 

“La Marcha de los Partisanos”, su título original, era cantada en ruso por Anna, hasta que fue traducido del ruso al francés por los escritores Maurice Druon (1918-2009) y su tío Joseph Kessel (1898-1979) en 1943 e interpretado por la cantante francesa Germaine Sablón (1899-1985). “Le Chant des partisans” también conocido como el “Canto de Liberación” se convirtió en el himno de la Resistencia Francesa. Más adelante, después de la guerra, se cantó en el mundo entero, aunque de la versión original en ruso, sólo quedó la música y la palabra cuervos: "Amigo, ¿escuchas el vuelo negro de los cuervos en nuestras llanuras? Amigo, ¿escuchas esos gritos sordos del país que encadenan? » . En Francia cantar “La Marsellesa” estaba prohibida por el partido nazi. 

En el 1945 París fue liberada y Anna regresó a Francia donde fue apodada la “Trovadora de la Resistencia”. El Gral. De Gaulle dijo que “hizo de su talento un arma para Francia”. Después de la guerra con su marido Yuri Smiernov, un ingeniero ruso, viajó alrededor del mundo, siempre con su guitarra en la mano, como embajadora de la canción francesa. Visitó América del Sur y África, en 1959 llegó a los Estados Unidos y en 1965 se convirtió en ciudadana estadounidense. 

Anna compuso e interpretó más de 300 canciones, en francés, inglés, ruso y polaco, entre las más conocidas: “El Lamento del Partisano”, “Una canción en tres tiempos”, “Le Chant du départ”. Muchas de ellas fueron cantadas por diferentes artistas, que incluyó a  Edith Piaf,  Joan Baez,  Yves Montand y Johnny Halliday entre otros. Fue autora además de una colección de poesía, libros de fábulas y un libro de memorias: “Anna Marly, Trovadora de la Resistencia” (1980). Como reconocimiento, en 1965 fue condecorada con la Orden Nacional del Mérito y como Comandante de la Orden de la Legión de Honor en 1985.

Luego de cincuenta y cuatro años juntos, en el año 2000 murió Yuri Smiernov; Anna Marly se mudó a Palmer, Alaska, donde falleció en 2006, a los 88 años.  

lunes, 1 de abril de 2019

Siglo XX - Susan Sontag

          Breve Biografía de Susan Sontag

Susan Sontag (Susan Rosenblatt) nació en Nueva York en 1933.  Escritora, filósofa, ensayista, directora de cine y de teatro estadounidense. 

Huérfana de padre con tan solo cinco años, algunos años después, al casarse su madre con el capitán Nathan Sontag, Susan y su hermana Judith adoptaron el apellido de su padrastro. Desde muy niña fue una ávida y curiosa lectora, destacada estudiante, a los quince años Susan terminó sus estudios secundarios y continuó en las universidades de Berkeley y Chicago. Durante su estancia en Chicago, en 1950, a los diecisiete años, se casó con su profesor el sociólogo Philip Rieff (1922-2006). 

Un año más tarde, en 1951, se licenció en letras y poco después la pareja se mudó a Boston, donde Susan continuó sus estudios en la universidad de Harvard. Su único hijo David Rieff nació en 1952; luego de ocho años de casados, el matrimonio se divorció en 1958. 

En 1957 obtuvo su doctorado en filosofía por la universidad de Harvard y ese mismo año, con 24 años, viajó a Paris para continuar sus estudios en la Sorbona. En Paris mantuvo una intensa relación amorosa con la modelo Harriet Sohmers Zweling (1928- ). De regreso a Nueva York impartió seminarios de filosofía en varias universidades. 

Su carrera literaria comenzó en 1963 con la publicación de su primera novela ”El benefactor” que fue recibida con grandes elogios, lo que le permitió acceder a publicaciones en renombradas revistas literarias. En 1964 apareció “Contra la interpretación” y en 1969 “Estilos radicales” son dos libros de ensayos donde exploraba en el primero, la posibilidad de entender o juzgar los hechos artísticos desde la mirada ética o moral, es decir, la distancia que hay entre la realidad humana, cultural, artística y nuestra interpretación de esa realidad. En el otro libro reflexiona sobre las drogas, la pornografía y la política: su visión sobre un viaje a Vietnam en guerra (1955-1975).

Susan se convirtió en una de las mujeres intelectuales más destacadas de la mitad del siglo XX. El libro “El segundo sexo” de la escritora francesa Simone de Beauvoir, a quien conoció mientras estaba en la Sorbona, tenía gran demanda en Estados Unidos, lo que llevó al auge al movimiento de liberación femenina: las marchas y manifestaciones surgían en varias ciudades americanas. En 1971 Susan habló por primera vez como feminista, quería comprender los grandes cambios que se producían en esa época, tanto culturales como los conflictos bélicos. Fue nombrada miembro de la Academia Americana de las Letras. Según la autora, “la literatura es una educación del corazón y de la mente”.

Escritora original, provocativa, polémica, la obra literaria de Susan no sólo abarca novelas, cuentos y ensayos, participó también como guionista y directora de cine, en películas realizadas en Suecia. Visitó Israel donde rodó “Tierras prometidas” en 1973 un documental sobre las tropas israelíes en los Altos del Golán. El libro “Sobre la fotografía” (1977),  es un ensayo donde se cuestionaba sobre la influencia que nos dan las imágenes en nuestra manera de sentir, pues “enfrían las emociones y adormecen conciencias”. 

En la década de 1970 le fue diagnosticado un cáncer y mientras padecía el duro tratamiento, transmitió la experiencia del sufrimiento en su libro “La enfermedad y sus metáforas” (1978). Diez años más tarde fue ampliado con “El sida y sus metáforas” (1988), donde explicaba que ciertas enfermedades originan actitudes sociales que hacen más daño al enfermo que la propia enfermedad. 

Brillante escritora y pensadora, Susan luchó valientemente por la verdad, fue una gran activista de los derechos humanos, de la defensa de los escritores encarcelados, defendió siempre el derecho a rebelarse contra las injusticias, fue crítica con la política y la sociedad de su país. Desde joven creía que “lo más deseable en el mundo es la libertad de ser fiel a uno mismo, es decir la Honradez” y “la única diferencia entre los seres humanos es la inteligencia”.

En los años 90 viajó a Sarajevo durante su asedio y en un teatro bombardeado, dirigió la obra teatral “Esperando a Godot”, obra que simboliza el tedio y la carencia de significado de la vida humana, mostrando su apoyo a las víctimas del conflicto. Ya en el siglo XXI criticó las invasiones de Estados Unidos en Medio Oriente y se preguntó si el atentado a las Torres Gemelas del 11 de setiembre de 2001 no tendría que ver con la política exterior de su país. 

Muy controvertida, fue admirada por muchos y criticada por otros. Ha recibido el Premio Jerusalén de Literatura (2001) y en 2003 el Príncipe de Asturias de las Letras y el Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán. Por dieciséis años mantuvo una relación amorosa con la fotógrafa Annie Leibovitz (1949- ) que terminó con la muerte de Susan Sontag en diciembre de 2004. 

Años más tarde su hijo David Rieff ha publicado los Diarios de su madre, casi una autobiografía que Susan estuvo escribiendo desde los catorce años, de 1947 hasta 1980.

sábado, 23 de marzo de 2019

Siglo XIX - Virginia Woolf

              Breve Biografía de Virginia Woolf 

Adeline Virginia Stephen, más conocida como Virginia Woolf, nació en Londres en 1882. Destacada escritora, periodista y feminista inglesa. 

Hija de sir Leslie Stephen (1832-1905) un hombre autoritario, historiador y crítico literario y de Julia  Jackson  Duckworth  (1846-1895), miembro de una familia de importantes editores, Virginia fue la tercera de cuatro hermanos. Recibió, igual que sus hermanos, una educación rígida en casa impartida por tutores; creció en un ambiente frecuentado por artistas, literatos y políticos y desde pequeña se destacó por su creatividad. Tenía además tres hermanastros, hijos del primer matrimonio de su madre. 

En 1895 a los trece años, Virginia quedó huérfana de madre, dos años más tarde falleció su hermanastra Stella (1869-1897) a los 28 años;  en 1905 su padre, a causa de un cáncer y un año después su hermano Thoby (1880-1906). Todo esto la llevó a sufrir estados anímicos depresivos, con cambios de humor, lo que la obligó a estar internada en “casas de reposo” o psiquiátricos. 

Tras la muerte de su padre, Virginia se trasladó junto a sus hermanos al barrio londinense de Bloomsbury donde formaron un grupo de intelectuales, filósofos, escritores, críticos de arte, llamado el Círculo de Bloomsbury. De ideología liberal y humanista, los miembros del grupo discutían sobre la búsqueda del conocimiento y el placer estético y mostraban cierto rechazo hacia la moral victoriana y a la clase media alta a la cual todos pertenecían. 

Transgresora y desafiante con los prejuicios sociales y morales de la época, Virginia trabajó para conseguir independencia económica: escribía artículos y críticas literarias para varios periódicos, pero antes de enviarlos para su publicación los revisaba con un cuidadoso y riguroso proceso.

En 1912 Virginia se casó con el también escritor e historiador Leonard Woolf, miembro también del grupo de Bloomsbury y del que tomó su apellido; ambos fundaron la editorial Hogart Press en 1917. En 1922 se publicó “El cuarto de Jacob”, aunque ya tenía publicadas dos novelas, esta fue la primera obra de Virginia en esta editorial. En 1925 apareció “La señora Dalloway”, donde expuso temas sociales como la represión sexual, la depresión y la bisexualidad. Ese mismo año conoció a la escritora Vita Sackville-West (1892-1962), con quien mantuvo una relación amorosa, testigo de ese amor es la correspondencia que ambas intercambiaron con exquisito lenguaje erótico. Aunque el romance terminó, la amistad entre las dos mujeres, duró toda su vida. 

Prolífica escritora, gran ensayista, escribió cartas dramáticas, novelas y hasta cuentos; se destacó también como crítica literaria. Era considerada una escritora intelectual e innovadora, cada obra que publicaba recibía elogiosas críticas, entre ellas se destacan: “Al faro” (1927), “Orlando” (1928), “Una habitación propia” (1929) ensayo feminista donde analizó el rol de la mujer en la sociedad, los obstáculos y prejuicios que debían superar en un mundo dominado por hombres, planteaba la idea de que “una mujer debe tener dinero y una habitación propia si quiere dedicarse a escribir ficción”. “No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”. 

A pesar de su éxito literario, Virginia seguía sufriendo períodos depresivos y cambios de humor dramáticos. Su esposo siempre estaba a su lado y al estallar la II Guerra Mundial la pareja había decidido que, si Alemania invadía Inglaterra, se suicidarían juntos, ya que corrían peligro al ser Leonard judío. En 1940 la casa londinense de la pareja fue destruida en un bombardeo alemán, lo que llevó a Virginia a la desesperación. 

En marzo de 1941 se quitó la vida lanzándose al río Ouse. Había dejado dos cartas, una para su esposo y la otra para su hermana Vanessa Belllas dos personas más importantes para ella. Su esposo incineró sus restos y esparció sus cenizas en el jardín de su casa.

De forma póstuma, se editó "Entre actos" (1941), su última novela, donde reflejó sus preocupaciones, sus pasiones y desvelos, la ambivalencia sexual, con gran sensibilidad y nostalgia.  Virginia Woolf está considerada como una de las escritoras más importantes del siglo XX. 

Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...