viernes, 15 de enero de 2021

Siglo XIX - Emily Dickinson

        Breve Biografía de Emily Dickinson

Emily Elizabeth Dickinson nació en 1830 en Amherst,  un  pueblo de Massachusetts. Destacada poetisa norteamericana. 

Nació dentro de una familia acomodada y de estricta religión protestante: su padre Edward Dickinson, fue juez en Amherst  y participaba activamente en la política estatal y nacional. En 1840  Emily ingresó al Colegio Amherst, durante siete años recibió una esmerada educación, algo raro para la sociedad rural de la época;  aprendió varios idiomas y tuvo un especial interés por las ciencias naturales, dedicándose con entusiasmo a la botánica. Luego asistió por un corto tiempo al Seminario Femenino Mount Holyoke, para completar su educación superior y formación religiosa: querían hacer de ella una misionera, pero se enfrentaron  a su carácter  escéptico.  

En 1850 volvió a la casa de sus padres, donde daba largos paseos en contacto con la naturaleza; su dedicación a la botánica, le permitió confeccionar un herbario en el que recogió y clasificó  numerosas  especies  de flores  y hojas.  Le gustaba enseñar y fue la tutora en secreto de muchas niñas huérfanas de su pueblo. A través de los amigos de su padre,  Emily  mantuvo contacto con muchas personalidades de la época, como Samuel Bowles  (1826-1878) periodista y editor del diario Springfield Republican,  Benjamín Franklin Newton (1824-1853)  su primer amigo, estudiante de derecho del señor Dickinson y  el filósofo y poeta Ralph Waldo Emerson (1803-1882), el cual tuvo gran influencia en la escritura de sus poemas.

Ávida lectora leía muchos escritores y poetas de distintas nacionalidades: William Shakespeare, Charlotte Bronte y Emily Bronte, George Sand,  Elizabeth Barrett Browning. Fue una persona solitaria y una prolífica poeta, sin embargo, durante su vida llegó a publicar, con carácter anónimo,  apenas  siete de sus composiciones poéticas.  En  el siglo XIX el rol de la mujer era el matrimonio y cuidar de sus hijos o dedicarse a Dios. Emily fue rebelde y transgresora, al rechazar ser misionera;  le gustaba leer y escribir, algo que era muy criticado en esa época. Su padre le regalaba libros y al mismo tiempo le impedía leerlos, porque, según él, si realizaba un esfuerzo intelectual, repercutía negativamente en su salud.

Era considerada una excéntrica por los lugareños; de carácter independiente,  Emily se escondía en su habitación para escribir y pasaba en total soledad.  El aislamiento y la escritura eran su terapia para escapar de la monotonía, pero también era una forma de libertad, algo que no podía permitirse dentro de un matrimonio.

A partir de 1862 la poeta se recluyó en su casa, comenzó a vestirse totalmente de blanco y rehuía las visitas;  sufría de depresión, teniendo un gran miedo a la muerte.  A pesar de su aislamiento,  Emily enviaba una enorme cantidad de cartas, a veces acompañadas de poemas, a amigos y a destacadas personalidades literarias de la época.  Pedía la opinión de hombres a los que admiraba y consideraba sabios,  sobre sus poemas o  qué libros debía leer, a qué autores admirar: aunque los llamaba “Maestros”, rechazaba firmemente los consejos  sobre las normas poéticas  que se usaban en esos tiempos, porque perdía su identidad artística.  

Durante su vida Emily mantuvo una estrecha amistad con Susan Gilbert (1830-1913) casada desde 1856 con su hermano Austin (1829-1895),  fue su musa y lectora de sus poemas. Además de una relación literaria, Susan era una mujer culta e inteligente, tenían una profunda y compleja intimidad: numerosos poemas de amor de Emily están dedicados a su cuñada. Lavinia (1833-1899), o Vinnie su hermana menor fue su verdadera amiga y confidente hasta su muerte.

Edward Dickinson  falleció en 1874, un año más tarde su madre enfermó y quedó inválida; Lavinia y Emily la cuidaron hasta su muerte en 1882. Emily Dickinson falleció en 1886, a los 55 años de edad.

Lavinia había prometido a Emily que destruiría toda su correspondencia y documentos personales, pero poco después de su muerte  encontró  en la habitación de su hermana, un  cofre  cerrado con llave  con  40 volúmenes encuadernados a mano, poemas que nadie había leído o visto.  Vinnie  decidió publicarlos y compartirlos con el mundo. Su primer poemario se publicó en 1890 y tuvo un éxito asombroso; a lo largo de sucesivas ediciones se pudo rescatar casi  toda la obra de Emily.  

Se conoce un poco más de su vida y de su talento poético con la lectura de su obra y los recuerdos de Lavinia: Emily fue una mujer brillante e inteligente.  Los temas recurrentes en sus escritos son la muerte y la inmortalidad, la vida, el amor, la soledad  y la naturaleza: flores, plantas, abejas, pájaros y el bosque que rodeaba su hogar.  Varios poemas se basan en textos bíblicos, en el humor  de Mark Twain  y en los poemas filosóficos de Emerson. Son textos breves, sin título, en un lenguaje íntimo y sencillo, que nos hablan de sus sentimientos y de sus emociones: docenas de poemas de amor, de una pasión profunda y acaso prohibida.

A partir de 1920 Emily Dickinson es reconocida como una de las poetas más innovadoras e importantes de la literatura norteamericana. Su legado incluye 1800 poemas, casi mil cartas y su herbario con más de 400 especies de flores y plantas. Su obra se sigue estudiando en las universidades de todo el mundo y traducida a distintos idiomas.

Fuentes y Bibliografia

Búsqueda de Biografías por Etiquetas