domingo, 16 de agosto de 2009

Siglo XX - Camila Henríquez Ureña

Breve Biografía de Camila Henríquez Ureña

Camila Henríquez Ureña nació en 1894 en Santo Domingo, República Dominicana. Educadora, ensayista y crítica literaria cubana.

Nació dentro de una familia de intelectuales y educadores: su madre Salomé Ureña de Henríquez fue fundadora de la enseñanza superior de la mujer en la República Dominicana y directora de la Escuela Normal de Maestras. Cuando Camila tenía 4 años, la familia se trasladó a Cuba, alli estudió y se graduó de Doctora en Filosofía y Letras y en Pedagogía en la Universidad de La Habana.

Ejerció la d
ocencia en Santiago de Cuba, fue presidenta de la Sociedad Femenina Lyceum y fundó la institución Hispano Cubana de Cultura. Camila se hizo ciudadana cubana. Expuso en sus charlas y conferencias su preocupación por el papel de la mujer en la cultura: "la cultura, como la sociedad, son espacios limitados para la mujer, reducida todavía al mundo privado del hogar o sometida a la manipulación del placer del valor por la vía de la prostitución". "La primera prueba de capacidad cultural que puede dar una mujer es la seriedad ante el trabajo y ante la vida".

A partir de 1941, Camila viajó dando conferencias en universidades y centros culturales por varios países de América Latina y los Estados Unidos; en este país obtuvo una Cátedra en el Vassar College, donde permaneció por 17 años. Regresó a Cuba y se incorporó al proceso revolucionario de 1960, desempeñándose como ca
tedrática en el departamento de Lenguas y Literatura Hispánicas de la Universidad de La Habana.

De carácter decidido y firme, vital y amena, Camila organizaba trabajos sociales recorriendo la Isla, dando charlas y cursos, promoviendo la educación de las mujeres, porque "el verdadero movimiento cultural femenino empieza cuando las excepciones dejan de serlo". Desarrolló una intensa labor como crítica literaria y sus ensayos han sido publicados en numerosas revistas culturales.


Defendía la emancipación de la mujer en el ámbito cultural y social: "La mujer aceptaba la maternidad como un impulso, como un deber.... jamás ha tenido el derecho de ser madre libre y concientemente". "La mujer reclama libertad para organizar su vida sexual, respeto para su personalidad humana, pide una reforma de leyes y algo más, un cambio de actitud mental".

A esta gran humanista y filósofa, que abogó por la integración de la mujer al quehacer intelectual, la Universidad de La Habana en 1970, le otorgó el título de Profesora Emérita.

Camila Henríquez Ureña murió en la ciudad de Santo Domingo, capital de la República Dominicana, en 1973, a los 77 años.

Fuentes y Bibliografía
Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...