sábado, 4 de agosto de 2012

Siglo XIX - María Jesús Alvarado

Breve Biografía de María Jesús Alvarado

María Jesús Alvarado Rivera nació en 1878 en la provincia de Chincha. Educadora, activista social, feminista, periodista y escritora peruana.

Nació en la Hacienda Chacrabajo, propiedad de su familia; María Jesús tenía pocos meses cuando su padre se vio obligado a venderla y toda la familia se trasladó a Lima. Asistió a la escuela hasta tercero, máxima educación que en esa época, se les daba a las niñas: María Jesús se destacó como una excelente alumna y a los once años escribió y leyó el discurso de clausura, poniendo énfasis en una mejor educación para las mujeres. A partir de ese momento, fue autodidacta.

Comenzó a trabajar de periodista en 1908, publicando en el diario El Comercio y años después en La Prensa. En 1911 en la Sociedad Geográfica de Lima, gran centro intelectual de la época, María Jesús dio una conferencia titulada “El Feminismo” donde expuso los fundamentos del feminismo como corriente de cambio social: reclamó la igualdad de educación para las mujeres, que pudieran tener acceso a empleos públicos y a profesiones liberales, la necesidad de otorgar igualdad de derechos civiles y políticos. Hombres y mujeres iguales ante la ley, liberando a la mujer de la tutela del hombre, a veces dominante y cruel. El analfabetismo, el fanatismo religioso y las desigualdades de sexo y etnia estaban muy arraigadas en las costumbres de la sociedad. Al final de su alocución fue muy aplaudida, quedando como un hito en la historia del feminismo peruano.

En 1913 integró el Comité Directivo de la Asociación Pro-Indígena, publicando valientes artículos en defensa de los indios y apoyando igualmente la lucha de los obreros por jornadas de 8 horas de trabajo. Como gestora de la cultura en 1914 María Jesús fundó Evolución Femenina y la Escuela Taller Moral y Trabajo, con el objetivo de crear colegios secundarios públicos para las mujeres y proveer capacitación para trabajos industriales y así asegurar a las mujeres una igualdad civil y una existencia digna. La pasión y el entusiasmo con que encaró estas actividades socioculturales impactó en el gobierno que aprobó en 1922 integrar a las mujeres a las Sociedades de Beneficencia Pública.

En 1916 en el Primer Congreso Panamericano del Niño, realizado en Buenos Aires, María Jesús Alvarado fue nombrada Presidenta de dicho evento. Había asistido también a ese acto como delegada oficial la educadora y poetisa uruguaya Luisa Luisi.

En 1923 fue cofundadora de la Liga Nacional de Higiene y Profilaxis, impulsando clases de puericultura en las escuelas y dando conferencias
a las maestras. En 1924 María Jesús apoyó el conflicto de los campesinos y mineros, contra las empresas mineras y metalúrgicas por la destrucción y contaminación de suelos y enfermando a las personas y animales. Imprimió folletos y volantes de protesta en la imprenta del Taller Moral y Trabajo. Por tal motivo, el gobierno clausuró el Instituto y María Jesús luego de pasar unos meses detenida, fue forzada a un exilio en Argentina que duró once años.

Dinámica y valiente, en este país trabajó como maestra, escribío novelas, dramas de profundo contenido social y moral y obras de teatro. Al volver a Perú retomó la lucha por el voto y formó el Primer Elenco de Radioteatro, difundiendo por primera vez en vivo, por Radio Nacional del Perú su obra "La Perricholi", basada en la vida de Micaela Villegas (1748-1819), famosa actriz del teatro peruano.

Luchadora incansable y mujer polifacética, María Jesús fundó en 1937 la Academia de Arte Dramático, que se amplió con la Dirección de Extensión Cultural y Artística. Dio charlas, disertaciones y conferencias, sobre higiene y salud popular; impulsó un código para los derechos de los niños; participó en la Primera Jornada Anti Venérea. En 1945 logró la creación del Teatro Nacional y solicitó la aprobación del Poyecto de Ley que otorgara el voto a la mujer. Debido a intereses políticos, este proyecto fue promulgado recién en 1955.

Ignorada y sufriendo la ingratitud de muchas personas, que no le reconocieron la autoría de numerosas iniciativas, y otras que le plagiaron sus obras, María Jesús se recluyó voluntariamente en su casa, aunque continuó escribiendo artículos y obras literarias: "Amor y gloria" (1952).

María Jesús Alvarado Rivera falleció en Lima en 1971, a los 92 años. El Centro de Documentación de la Mujer (CENDOC), organización peruana no gubernamental, fundada en 1985, alberga su legado: obras, cartas, manuscritos, fotos, de incalculable labor, que testimonian su lucha y trayectoria en la historia del Perú.


No hay comentarios:

Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...