domingo, 5 de mayo de 2013

Siglos XIII al XV - Matilde de Hackeborn

Breve Biografía de Matilde de Hackeborn  Matilde de Hackeborn, Santa, nació en el castillo de Helfta, alta Sajonia, en 1241. Monja cisterciense y mística alemana.
Breve Biografía de Matilde de Hackeborn

Matilde de Hackeborn, Santa, nació en el castillo de Helfta, alta Sajonia, en 1241. Monja cisterciense y mística alemana

Nació en la noble y poderosa familia de los Barones Hackeborn, terratenientes de Turingia, Alemania. A los siete años Matilde ingresó como alumna en el monasterio benedictino de Rodersdorf, donde su hermana mayor Gertrudis de Hackeborn (1231-1291), muy pronto se convirtiría en abadesa (desde 1251 hasta su muerte). 

En 1258 el convento se trasladó a Helfta, en tierras de la familia Hackeborn. Ese mismo año Matilde se convirtió en monja. La abadesa Gertrudis llevó al convento una gran espiritualidad y un florecimiento cultural; siguiendo los principios cistercienses (orden benedictina independiente), con predilección de San Bernardo de Claraval (1090-1153), promovió la práctica del ascetismo y el celo apostólico. Formó un centro de mística y de cultura, con formación científica y teológica: fue el monasterio de más alto nivel cultural del medioevo. El ascetismo es la doctrina filosófica y religiosa que ejercita el espíritu humano para la perfección, para la mística.

Matilde se destacó por su humildad y espiritualidad; dotada de una hermosa voz, la llamaban “el ruiseñor de Dios”; fue maestra de canto y primera cantante, directora del coro y maestra de novicias. Muy joven se convirtió en directora de la escuela del monasterio; escribió sus propios textos en latin y las ilustraciones de manuscritos. Devota del Sagrado Corazón de Jesús, Matilde tenía un gran talento como predicadora. Compuso numerosas oraciones; varias veces se elevaba en éxtasis en una intimidad profunda con el Señor, en un diálogo de iluminación interior, de contemplación mística.

Matilde tuvo desde joven visiones místicas que ocultó hasta los cincuenta años, en que estuvo gravemente enferma. Sus revelaciones fueron escritas por su antigua discípula Gertrudis de Helfta (1256-1302) también conocida como Gertrudis la Grande. Estas experiencias espirituales formaron el “Libro de la Gracia Especial”, una de las obras más célebres y hermosas de la literatura mística de la Edad Media. Aparte de las visiones místicas, de amor y alabanza a Dios, tuvo devocion por la Virgen María; expuso también aspectos de su vida personal, su camino en la fe, su servicio al prójimo. 

Durante los últimos años de su vida, Matilde padeció intensos sufrimientos a los que sumaba grandes penitencias, pero halló refugio y paz en el Corazón de Jesús. Santa Matilde de Hackeborn, conocida  también como Matilde de Helfta, murió en 1299 a los 59 años, en el convento de Halfta. Su fama de santidad y su obra se propagaron rápidamente; el libro fue traducido a varias lenguas europeas.

Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...